Navigation zeigen
Navigation verbergen

Weckruf - Wegruf

Mit dem Propheten Amos auf dem Weg

Deutsch-Button Folleto de acompañamiento al proceso de Amos

Weiter-Button Zurück-Button Jueves, 9. Julio (Amós 7,10-17)

10 Entonces Amasías, sacerdote de Betel, le mandó este recado a Jeroboam, rey de Israel: «Amós está conspirando contra ti en pleno centro de Israel. No hay que permitirle que siga hablando, 11 pues dice que a ti te matarán a espada y que Israel será llevado al destierro, lejos de su patria.» 12 Luego, Amasías fue a decirle a Amós: «Sal de aquí, visionario; vete a Judá, gánate allá la vida dándotelas de profeta, 13 pero no profetices más aquí en Betel, que es un santuario real, un templo nacional.» 14 Amós le replicó: «Yo no soy profeta ni uno de los hermanos profetas; soy cuidador de rebaños y trato los sicómoros. 15 Yavé es quien me sacó de detrás de las ovejas y me dijo: «Ve y habla de parte mía a Israel, mi pueblo». 16 Pues bien, escucha, tú que dices: ¡Basta de profecías contra Israel; deja de insultar a la raza de Isaac! 17 «Un día, tu esposa se prostituirá en plena calle, tus hijos e hijas morirán en la guerra. Los vencedores se repartirán tus bienes, tú mismo morirás en tierra extranjera e Israel será llevado lejos de su país.»

¿por qué?

Fijémonos en lo atrevida que fue esta actuación de Amós. Fue a predicar en el templo nacional o para decirlo asi, en la catedral del pais. Lo hace sin título ni permiso del sacerdote, y empieza a denunciar el falso orden que permite el desarollo de tantas riquezas privadas. Era normal que Amasías, capellán de rey se escandalizara ; en nuestros tiempos Amós habría sido detenido, apaleado muerte. Para Amasías, su sacerdocio es un oficio bien renumerado y está convencido de que también Amós predica como un medio de ganarse la vida. Pues en este tiempo, numerosos profetas vivían atendiendo consultas sin haber sido llamadas directamente por Dios, como lo fueron los grandes profetas entre ellos el mismo Amós. Amós no es un profeta como eran aquéllos. El es un seglar, un laico al que Dios encargó una misión al llamarlo personalmente. Aparentemente sale perdiendo del encuentro con las autoridades religiosas. Pues no nos dicen que haya usado otras armas que la palabra de Dios el cual sabe juzgar a sus representantes. Por fin Amasía no solo a Amós ha prohibido la „palabra sino a Dios mismo.

Aparecida (209) Los fieles laicos son < los cristianos que están incorporados a Cristo por el bautismo, que forman el pueblo de Dios y participan de las funciones de Cristo: sacerdote, profeta y rey>. Ellos realizan, según su condición, la misión de todo el pueblo cristiano en la Iglesia y en el mundo.
Son “hombres de la Iglesia en el corazón del mundo, y hombres del mundo en el corazón de la Iglesia”(.....) Esto exige, de parte de los pastores, una mayor apertura de mentalidad para que entiendan y acojan el “ser” y el “hacer” del laico en la Iglesia, quien, por su bautismo y su confirmación,es discípulo y misionero de Jesucristo.

506. El discípulo y misionero de Cristo que se desempeña en los ámbitos de la política, de la economía y en los centros de decisiones sufre el influjo de una cultura frecuentemente dominada por el materialismo, los intereses egoístas y una concepción del hombre contraria a la visión cristiana. Por eso, es imprescindible que el discípulo se cimiente en su seguimiento del Señor, que le dé la fuerza necesaria no sólo para no sucumbir ante las insidias del materialismo y del egoísmo, sino para construir en torno a él un consenso moral sobre los valores fundamentales que hacen posible la construcción de una sociedad justa.

(100b) Lametamos, sea algunos intentos de volver a un cierto tipo de eclesiología y espiritualidad contrarias a la renovación del Concilio Vaticano II (...) las infidelidades a la doctrina, a la moral y a la comunión, nuestras débiles vivencias de la opción preferencial por los pobres ...,
(100h) Reconocemos que, en ocasiones, algunos católicos se han apartado del Evangelio, que requiere un estilo de vida más fiel a la verdad y a la caridad, más sencillo, austero y solidario, como también nos ha faltado valentía, persistencia y docilidad a la gracia para proseguir, fiel a la Iglesia de siempre, la renovación iniciada por el Concilio Vaticano II, impulsada porlas anteriores Conferencias Generales, y para asegurar el rostro latinoamericano y caribeño de nuestra Iglesia. Nos reconocemos como comunidad de pobres pecadores, mendicantes de la misericordia de Dios, congregada, reconciliada, unida y enviada por la fuerza de la Resurrección de su Hijo y la gracia de conversión del Espíritu Santo.

Cuando Dios me llamara, para caminar contra todos los obstáculos, puedo ir como Amós? denunciando las injusticias? me ayudara Dios? me estrechará su mano cuando me rechazen? Quien me dará seguridad cuando todos esten contra de mi.

Marieluise Gallinat-Schneider

Weiter-Button Zurück-Button Logo des Amos-Prozesses

[Llamada de despertar - Llamada de andar]