Navigation zeigen
Navigation verbergen

Weckruf - Wegruf

Mit dem Propheten Amos auf dem Weg

Deutsch-Button Folleto de acompañamiento al proceso de Amos

Weiter-Button Zurück-Button Miércoles, 1. Juli (Amós 5,21-27)

Yo odio y aborrezco sus fiestas

21 Yo odio y aborrezco sus fiestas y no me agradan sus celebraciones. 22 Por más que me ofrezcan víctimas consumidas por el fuego, no me gustan sus ofrendas ni me llaman la atención sus sacrificios. 23 Váyanse lejos con el barullo de sus cantos, que ya no quiero escuchar la música de sus arpas. 24 Quiero que la justicia sea tan corriente como el agua, y que la honradez crezca como un torrente inagotable 25 ¿Acaso me ofrecieron ustedes sacrificios y ofrendas en el desierto durante esos cuarenta años? 26 Quédense, pues, con los ídolos que se han fabricado, con Sicut, su rey, y la estela de Queván, su Dios, 27 y yo los desterraré a ustedes a un lugar más allá de Damasco, dice Yavé cuyo nombre es: Dios de los Ejércitos

¿por qué?

Las quejas de Dios a su pueblo son como aquellas otras que en otro tiempo dirigió por medio de Isaias: Este pueblo se me acerca solo de palabra y me honra sólo con los labios, mientras que su corazón esta lejos de mi. (Is.29.13)

Dios no quiere honestaciones pasivos y tampco nuestras ofrendas, sino le gusta nuestras obras concretas. Mejor es renunciar del culto que de la justicia.

Que dice Amós es la critica de Dios en nuestras fiestas y celebraciones.

Aparecida: discípulos misioneros de Jesucristo tenemos la tarea prioritaria de dar testimonio del amor a Dios y al prójimo con obras concretas.Decía San Alberto Hurtado:
“En nuestras obras, nuestro pueblo sabe que comprendemos su dolor”.

Jesús dijo: “Aprenderan que significa esta palabra de Dios: Yo no les pido ofrendas sino que tengan compación” (Mateo 9,13)

La fe se demuestra por las obras ¿que provecho saca uno cuando dice que tiene fe, pero no la demuestra con su manera de actuar......como el cuerpo sin espíritu esta muerto, del mismo modo la fé que no produce obras está muerta. (Santiago 2)

Aparecida, (354) La Eucaristía es el centro vital del universo, capaz de saciar el hambre de vida y felicidad: “El que me coma vivirá por mí” (Jn 6, 57). En ese banquete, feliz participamos de la vida eterna y, así, nuestra existencia cotidiana se convierte en una Misa prolongada. Pero, todos los dones de Dios requieren una disposición adecuada para que puedan producir frutos de cambio. Especialmente, nos exigen un espíritu comunitario, abrir los ojos para reconocerlo y servirlo en los más pobres: “En el más humilde encontramos a Jesús mismo”. Por eso san Juan Crisóstomo exhortaba: “¿Quieren en verdad honrar el cuerpo de Cristo? No consientan que esté desnudo. No lo honren en el templo con manteles de seda mientras afuera lo dejan pasar frío y desnudez”

(358) ... Hay que subrayar “la inseparable relación entre amor a Dios y amor al prójimo”, que “invita a todos a suprimir las graves desigualdades sociales y las enormes diferencias en el acceso a los bienes” Tanto la preocupación por desarrollar estructuras más justas como por transmitir los valores sociales del Evangelio, se sitúan en este contexto de servicio fraterno a la vida digna.

Weiter-Button Zurück-Button Logo des Amos-Prozesses

[Llamada de despertar - Llamada de andar]