Navigation zeigen
Navigation verbergen

Weckruf - Wegruf

Mit dem Propheten Amos auf dem Weg

Deutsch-Button Folleto de acompañamiento al proceso de Amos

Weiter-Button Zurück-Button Fondo

Con el libro de Amós estamos en el tiempo ocho siglos antes de Cristo. Israel esta dividido en en dos partes, el reino del norte y el reino del sur.

La antigua capital Jerusalem con el templo y la arca de la aliaza esta situado en el reino del sur. El Rey del norte Jorebam ha reactivado dos santuarios antiguos, el Dan y Betel, asi existieron santuarios en congurensia

Gerras, sequias, terremotos, plagas de langostas, llevan hambre y sufrimiento a los pueblos.

En el mismo tiempo se manifesta una alta sociedad que está mas y mas rica, vive sin escrúpulos y los gastos corren por la cuenta de los pobres. Si no hay algo para embargar, venden a los pobres como esclavos.

Además en este tiempo, Israel tiene que defenderse contra los paises vecinos mas grandes y estan amenazados por los Egipcios y Asirios.

Hay muchas guerras en este tiempo.

Dos años antes de Amós hay un terremoto en esta región.

En todo el oriente antiguo hubo profetas. Pero no son videntes del futuro sino dan advertencias. Ven que el comportamiento del hombre al final emboca en una catástrofe. Los profetas ven la injusticia y el alejamiento del Dios y advierten al hombre que regrese a la alianza con Dios. Los profetas como envocados por Dios oyendo las palabras de dios, no pueden nada que hablar de las verdades incomodas, recuerdan las injusticias, sin embargo a el hombre no le gusta escucharlo. Tocan las heridas del hombre.

El primer profeta que entra en contacto con Dios fué Moisés. El es el ideal o prototipo de los profetas. Después de Moisés hubo muchos profetas, pocos conocemos de nombre.

Amós es el primer profeta que nos deja un libro.

El Profeta Amós

El Profeta Amós

El Profeta Amós – hecho por los jóvenes en la noche del 13. al 14. Marzo 2009

El profeta Amós

El era un pastor en Tecoá en la frontera del desierto de Juda (Am 1,1).

„Yo no soy profeta ni uno de los hermanos profetas; soy simplemente un hombre que tiene sus vaquitas y unas cuantas higueras. (Am 7,14)

Yavé es quien me sacó de detrás de las ovejas y me dijo: “Ve y habla de parte mía a Israel, mi pueblo”. (Am 7,14-15).

El profeta comienza entonces a recorrer las ciudades del reino de Israel, denunciando las injusticias sociales y la religión que se contenta sólo de ritos externos. Anuncia el castigo de Dios y el destierro de Israel. Amós predicó la mayor parte en el santuario de Betel (Am 7,10-11; vgl. Am 3,9; 4,1; 6,1). Después de poco tiempo lo sacarón de Israel, y vuelve a trabajar como pastor.

Hacia la mitad del siglo octavo antes de Cristo, el reino de Israel aparece rico y muy próspero. Como siempre las riquezas se concentran en unos pocos ricos, mientras por otra parte crece el proletariado; el lujo de unos pocos, insulta la miseria de los pobres. Las celebraciones y oraciones cambiaron a ser mas y mas esplendidas y magníficas pero demustran una religión solo de la superficialidad; no de corazón.

En este fondo podemos ver al crítica con palabras muy fuertes de Amós.

Amós es el profeta de la justicia social; nos revela a un Dios que defiende el derecho de los pobres

Los puntos principales del mensaje de Amós

Condenación de las Faltas:

Amós condena (denuncia) en nombre de Dios.

Anuncio de las amenazas (Am 3,2).

Israel fue elegido por Dios por eso fueron obligados a una gran justicia moral, pero no fue así por eso Javé, condena a su pueblo (Am 1-2)

El día de Yavé significa en el contexto de Amós el día de tribunal será un Día de tinieblas no de luz. (Am 5, 18-19)

La venganza, que hace Javé a su pueblo va a ser terrible.

Esperanza de salvación

Aunque parece que Amós conoce la esperanza, al final de su libro y del Capítulo cinco, hay una luz de esperanza. Amós predice tiempos felices.

Weiter-Button Zurück-Button Logo des Amos-Prozesses

[Llamada de despertar - Llamada de andar]